Archivos de etiquetas: retrato

No haces clave baja, es que está oscuro

En estos tiempos de de narcisismo inagotable, una de las manías más irritantes es la de esos «fotógrafos» que ponen una foto claramente subexpuesta, casi a oscuras, y ante cualquier comentario que pueda señalar lo evidente (está oscuro) saltan con la réplica fácil: «es que es ‘low-key’«. No tío, no… Está oscuro.

La fotografía de clave baja es uno de los recursos más agradecidos para el retrato dramático y otros estilos como la narrativa «noire». La escena inicial de El Padrino, en la que Don Corleone recibe a sus invitados en un despacho casi en penumbra para atender sus peticiones, es un prodigio de iluminación en clave baja. Todos los rostros desprenden dramatismo: el enterrador Bonasera narra entre desconsolado e iracundo la ofensa que ha recibido su hija: unos malnacidos quisieron abusar de ella, pero no se rindió, peleó, la golpearon, tiene hierros en la boca, denunció a la policía, pero el tribunal se rió de nosotros, dejó la sentencia en suspenso, quiero venganza, que sufran, como sufre mi hija. Corleone emerge de las mismas sombras, atento, escucha: ¿Qué quieres de mi? Si hubieras mantenido mi amistad, esos que ahora ríen tendrían miedo, porque yo hago mías las ofensas a mis amigos.

Estamos metidos en la historia; la clave baja centra nuestra atención en ciertos elementos, destaca la textura de la piel y los materiales retratados porque el efecto suele crearse con una iluminación lateral que destaca todos los relieves. Es una técnica, como decía hace un momento, excelente para el retrato, como el magistral trabajo que hizo Yousuf Karsh con Jean Sibelius, una de las fotografías que siempre cito en mis cursos y talleres cuando trato estos temas.

Mira la foto y verás la efectividad con la que el fotógrafo nos transmite la intensidad del carácter de Sibelius, músico, compositor, violinista de éxito, pero también una persona de temperamento fuerte, entregado a la bebida y los excesos en algún momento de su vida, sumido en el estancamiento creativo en otro. Ese carácter tempestuoso queda recogido en una foto hipnótica. Pero claro, Karsh era mucho Karsh, un retratista excepcional y no un papanatas de los que tanto abundan hoy por redes sociales, dando clases de fotografía cuando no tienen ni idea de lo que hablan.

Porque el mayor problema que tenemos no es medir mal o que nos salga subexpuesta una foto, sino la absoluta incapacidad de la masa de fotógrafos aficionados para admitir una crítica, para aceptar algo tan simple como que no, que eso que has hecho no es clave baja. Es que está oscuro.

Etiquetas:, , , ,